banner-servicios

Diálisis Peritoneal

srv-dialisis

El tratamiento de diálisis peritoneal se llama así porque la sangre se filtra en el peritoneo: la membrana que recubre la cavidad peritoneal. Esta cavidad almacena el líquido para diálisis y la filtración se produce a través del peritoneo. Las toxinas y el excedente de líquido atraviesan la membrana peritoneal durante el tiempo de permanencia indicado.

Se inserta un tubo permanente, o catéter, en la cavidad peritoneal. A través de él, se introduce líquido para diálisis y se deja allí para que absorba las impurezas de la sangre. Luego, el líquido se drena hacia una bolsa y se reemplaza con líquido nuevo. Este proceso de llenado y vaciado se puede realizar manualmente durante el día. O se puede hacer de forma automática durante la noche con una máquina cicladora. De cualquier modo, necesitará sentirse capaz y confiado de poder realizar el procedimiento.

¿Para quién es adecuada la diálisis peritoneal?

Hay casos en los que la diálisis peritoneal puede ser la mejor opción. Por ejemplo, si tiene determinados tipos de enfermedad cardíaca o vascular.

Este tratamiento es recomendado para los niños que suelen tener restricciones en la confección de un acceso vascular y es la opción que les permite continuar con su educación.

Existen 2 tipos de beneficios: médicos y sociales.

Médicos:

  • Preserva el funcionamiento del riñón.
  • El paciente tiene mayor sobrevida.
  • Se presenta un menor número de infecciones y de hospitalizaciones.
  • En caso de darse alguna infección, esta puede ser rápidamente diagnosticada y tratada con antibióticos, lo cual favorece una pronta recuperación.

Sociales:

  • El paciente puede continuar con el desarrollo normal de sus principales actividades.
  • Permite al paciente pasar más tiempo con su familia, en muchos casos laborar desde su hogar y aportar activamente a la economía familiar.
top-arrow